A veces necesitamos tiempo para tomar conciencia de determinadas circunstancias o detalles y poder aprender de ellas no siempre es tarea fácil. Por este motivo me gustaría invitaros a leer este cuento que Jorge Bucay recoge en uno de sus libros:

Me levanto por la mañana.

Salgo de mi casa.

Hay un socavón en la acera.

No lo veo

y me caigo en él.

 

Al día siguiente

salgo de mi casa,

me olvido de que hay un socavón en la acera,

y me vuelvo a caer en él.

 

darse-cuentaAl tercer día

salgo de mi casa tratando de acordarme

de que hay un socavón en la acera.

Sin embargo,

no lo recuerdo

y caigo en él.

 

Al cuarto día

salgo de mi casa tratando de acordarme

del socavón en la acera.

Lo recuerdo y,

a pesar de esto,

no veo el pozo y caigo en él.

 

Al quinto día

salgo de mi casa.

Recuerdo que tengo que tener presente

el socavón en la acera

y camino mirando al suelo.

Y lo veo y,

a pesar de verlo,

caigo en él.

 

Al sexto día

salgo de mi casa.

Recuerdo el socavón en la acera.

Voy buscándolo con la mirada.

Lo veo,

intento saltarlo,

pero caigo en él.

 

Al séptimo día

salgo de mi casa.

Veo el socavón.

Tomo carrerilla,

salto,

rozo con la punta de mis pies el borde del otro lado,

pero no es suficiente y caigo en él.

 

Al octavo día,

salgo de mi casa,

veo el socavón,

tomo carrerilla,

salto,

¡llego al otro lado!

Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido

que lo celebro dando saltos de alegría…

Y, al hacerlo,

caigo otra vez en el pozo.

 

Al noveno día,

salgo de mi casa,

veo el socavón,

tomo carrerilla,

lo salto

y sigo mi camino.

 

Al décimo día,

justo hoy,

me doy cuenta

de que es más cómodo caminar…

por la acera de en frente.

 

Y es que, en definitiva y como dice el refrán “el ser humano es la única especie capaz de tropezar varias veces con la misma piedra”. De hecho, aunque las “solución” parezca estar cerca, tropezaremos tantas veces como necesitemos hasta que estemos preparados.