Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/12/d310980400/htdocs/esther/wp-content/themes/Divi 2.7.1/functions.php on line 5760

Siempre que pensamos en el juego, lo vemos como una cosa de niños donde el objetivo es simplemente divertirse. De hecho, los adultos, solemos quitarle importancia al hecho de jugar y normalmente le damos prioridad a otras cosas, como que el niño estudie, que haga los deberes, que se lave los dientes…

Pero el juego es mucho más que diversión, el juego es a menudo una herramienta, un recurso, un lenguaje. A través del juego los niños juegopueden elaborar y comprender situaciones difíciles, integrar emociones dolorosas, comunicarnos sus necesidades y establecer contacto y conexiones íntimas con nosotros, siempre y cuando, estemos atentos.

Por otro lado, el juego también puede ser una herramienta para nosotros, los adultos. A través del juego podemos conseguir que los niños acepten e integren mejor las normas, sin tener que recurrir a premios y castigos, es decir, conseguir que se duerman a su hora, que hagan sus tareas, que no peguen a su hermanito… Por ejemplo, si con la llegada de un nuevo hermanito, el niño siente celos, podemos invitarle a que juegue con nosotros a peleas de almohadas, haciéndonos los débiles y un poco de drama cada vez que nos de, para que así descargue su enfado con nosotros y de paso fomentemos la risa y pasemos un rato agradable con él. Otra opción es dedicarle media hora de juego exclusiva con él, jugar a lo que él quiera o simplemente mirarle durante 30 minutos. ¿Os habéis parado a pensar en los beneficios que obtendríamos de este simple juego? ¡Os invitamos a probarlo!

Los niños de hoy en día pasan la mayor parte del tiempo en el colegio, en clases extraescolares, aprendiendo idiomas o haciendo deberes y cada vez tienen menos tiempo para jugar. Nosotros, sus padres los adultos que los acompañamos, cada vez pasamos más horas en el trabajo y cada vez nos preocupa más el ámbito académico y que nuestro hijo consiga las habilidades y conocimientos necesarios para poder desenvolverse el día de mañana en el competitivo mundo laboral. Pero se nos esta olvidando lo más importante, que los niños aprenden y se desarrollan a través del juego y del contacto con los demás y con la naturaleza. Esa es la base para “hacer” niños sanos, felices y competentes el día de mañana.

Por este motivo, nos gustaría recomendaros el libro de Aletha J. Solter titulado “Juegos que unen”, en él da numerosas ideas sobre cómo poder ayudar a los más pequeños (y no tanto) a través del juego. ¡A Jugar!