Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/12/d310980400/htdocs/esther/wp-content/themes/Divi 2.7.1/functions.php on line 5760

En estas fechas que se acercan, donde las luces de colores y los adornados escaparates llaman nuestra atención, donde buscamos el regalo perfecto para esa persona que queremos, os invitamos a reflexionar sobre qué es lo verdaderamente importante y escuchar lo qué realmente los otros necesitan de nosotros. Para ello, nos gustaría compartir con vosotros nuestra versión del cuento recopilado por José Carlos Bermejo, “¿Podrías venderme una hora de tu tiempo?”, que podéis encontrar en su libro “Regálame la salud de un cuento”.

“La noche había caído y un niño hacía grandes esfuerzos para no quedarse dormido; estaba esperando a su papá. Cuando se abrió la puerta, el niño fuevalor-tiempo corriendo hacia su padre y le preguntó inquieto: -Papi, ¿cuánto ganas por hora?-. El padre, molesto y cansado, le contestó tajantemente. -Mira hijo, eso ni tu madre lo sabe, no me molestes y vuelve a dormir, que ya es muy tarde. El niño, volvió a preguntarle insistentemente por lo que el padre finalmente le respondió de una manera muy seca -40€-. El niño, rápidamente le volvió a preguntar: -¿Podrías prestarme 20€?-. El padre enfurecido lo cogió de brazo llamándole avaricioso y le mandó a dormir de una vez, por lo que el niño se fue a su habitación.

Al cabo de un rato, el padre empezó a reflexionar y a sentirse culpable. –Igual necesitaba algo-. Por lo que decidió acercarse a la habitación de su hijo y darle el dinero que le había pedido. –Aquí tienes el dinero que me pediste-. El niño, metió rápidamente su mano debajo de la almohada y sacó unos billetes arrugados, contento le dijo a su papá: -Gracias papi, ya lo tengo, ¡lo conseguí! Ahora ¿podrías venderme una hora de tu tiempo?-.”

Muchas veces nos dejamos llevar por la rutina y ni siquiera tenemos tiempo para escucharnos a nosotros mismos, por eso vale la pena pensar si nuestra escucha y nuestra presencia es un regalo “ideal” para aquellos que lo necesitan o preferimos vendernos caros y comprar algo material. ¿Y si estas navidades regalamos y nos damos permiso para disfrutar de nuestro tiempo y de la compañía?