Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/12/d310980400/htdocs/esther/wp-content/themes/Divi 2.7.1/functions.php on line 5760

La mastitis se caracteriza por una inflamación de la zona que puede ir acompañada de dolor, sensación de quemazón y rojez. En los casos más graves, también pueden aparecer síntomas similares a los de una gripe, como son la fiebre, los dolores musculares o los escalofríos.lactancia-mastitis

Dicha problemática es una de las causas por las que las madres suelen destetar a sus hijos precozmente, ya que además de los dolores, los médicos recomiendan equívocamente interrumpir la lactancia.

Pero ¿por qué se produce? Normalmente, se produce por un desequilibrio en la flore bacteriana de la glándula mamaria de la madre. De hecho, existe una cepa, que es la más famosa a la hora de originar esta dolencia ya que aumenta su existencia, dejando otras bacterias en un número más reducido. Dicha cepa se llama Staphylococcus aureus o Epidermis o Streptococcus.

En lo que no están tan de acuerdo los investigadores es en el origen de este sobrecrecimiento. Mientras que unos lo sitúan en la entrada de gérmenes a través de las grietas del pezón, otros hacen más hincapiés en factores relacionados con la madre (como puede ser la predisposición genética) o con las bacterias (por su capacidad de sortear al sistema inmune) o incluso en factores médicos (ya que los antibióticos pueden eliminar las células más sensibles y propicien el crecimiento de las demás).

Sea como fuere, parece que con una sencilla prueba, como es un cultivo, se podría determinar cuál es la bacteria responsable del problema y a partir de ahí, trazar el plan de acción para combatirla. Por otro lado, las nuevas investigaciones apuestan por el uso de probióticos para combatir dicha dolencia.

Cabe tener en cuenta que aunque este sobrecrecimiento bacteriano no afecta ni es nocivo para la salud del bebé, la mastitis es padecida por un 25% de las mujeres aproximadamente, ya que en la mayoría de los casos está infradiagnosticada.

Recordemos que tal y como dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo más recomendable es darle el pecho al niño hasta por lo menos los 6 meses de edad y que la lactancia materna no tiene por qué doler.