Según informa el periódico online El País, 1200 alumnos de  las Islas Baleares participan en un estudio sobre prevención de la obesidad infantil a través del ocio terapéutico. Esta idea nació de Bartolomé Burguera, investigador en el Instituto Universitario de Ciencias de la Salud de Baleares, a raíz de comprarle unas navidades una consola XBOX a su hija, la cual aportaba la novedad del complemento de “Kinect”, con el que ya no eran necesarios ni mandos ni botones, ya se juega con el cuerpo entero en movimiento. Con este complemento ya se podía decirle adiós a las tardes pasivas de ocio de los niños tirados en el sofá enfrente de la televisión.

Su sorpresa fue cuando observó que a medida que iba pasando el tiempo su hija iba perdiendo peso de forma totalmente lúdica, lo que le impulsó a estudiarlo científicamente, tal y como explica con sus propias palabras: “No era especialmente amiga del ejercicio pero al divertirse lo tomó con ganas. Ahí está precisamente la clave, en la adherencia”. Todos sabemos que es relativamente fácil comenzar a hacer ejercicio, el problema es que comúnmente lo abandonamos por la supuesta escasez de tiempo y nuestras rutinas saturadas, perdiendo con ello la constancia. Este complemento añade “el factor incertidumbre, la sorpresa y la evolución en las destrezas” lo que anima a “que sigan con ello”, explica Burguera.

Por todo ello, han seleccionado a 1200 niños de entre 6 y 14 años de los colegios de la zona para que empiecen a realizar ejercicio con Kinect. El objetivo, según el doctor es “que interioricen el ejercicio, que lo vean como parte de las actividades familiares”, para así poder “cambiar los hábitos y la alimentación del hogar”.

obesidad-infantilLo idóneo sería que los jóvenes recorrieran unos 10.000 pasos diarios, ya que actualmente no llegan a los 2.000, en general. En estos primeros tres meses que lleva empezado el estudio los investigadores afirman que “desde las tres primeras semanas se notan los cambios. Con tres horas de juegos semanales se queman 500 calorías a la semana. No se notan tanto los cambios de peso como la compensación corporal y la postura”. Pero habrá que esperar hasta Junio del 2012 para contar con más datos y obtener más resultados.

Este tipo de novedosas inciativas nos muestran cómo podemos ayudar a nuestros hijos y a nosotros mismos de forma lúdica, ya que fomentan tanto un estilo de vida activo y saludable, como la prevención de enfermedades como la obesidad o la diabetes. Además de promover el compartir tiempo de ocio con nuestra familia, lo que finalmente repercute en el bienestar emocional, la autonomía y la comunicación entre nosotros y nuestros hijos.